17/7/2018

Materializar ya la recuperación de derechos

UGT

UGT valora el soplo social del Gobierno, pero le insta a poner en marcha, cuanto antes, las políticas que anuncia


  • Celebra el compromiso del Ejecutivo de derogar el artículo 315.3 del Código Penal, que criminaliza el derecho a huelga, porque es un imperativo democrático, y en favor de las libertades.
     
  • Le insta a que sea valiente y acompañe el IV AENC con medidas laborales, económicas y sociales que favorezcan la recuperación de los derechos y la redistribución de la riqueza.

UGT valora el sesgo social de las políticas planteadas por el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en sesión extraordinaria en el Congreso de los Diputados, pero le pide pasar de los anuncios a los hechos y hacer realidad, cuanto antes, muchas de las medidas anunciadas, entre ellas el compromiso de derogar el artículo 315.3 del Código Penal que criminaliza el derecho de huelga y la protesta social.

El sindicato considera que este Gobierno representa un soplo de aire fresco en cuanto a su apuesta por el diálogo social y el consenso, pero le insta a ser valiente y legislar, cuando sea preciso, para recuperar los derechos laborales y sociales que fueron sustraídos a los trabajadores y trabajadoras y los ciudadanos y ciudadanas, en general, bajo la excusa de la crisis.

La recuperación económica se ha cimentado en un modelo de crecimiento desigual e injusto, que ha supuesto un incremento alarmante de la precariedad, de las desigualdades y de la pobreza.

Derogación de las leyes que han coartado la democracia

Desde 2010, ha imperado la imposición frente al diálogo, los recortes de derechos disfrazados de “reformas” y ha prevalecido una política que ha velado por los intereses de las grandes empresas y de las entidades financieras frente al interés general y la protección de las personas. Asimismo, se ha tratado de acallar la protesta social y el derecho a huelga, rescatando un artículo preconstitucional, el 315.3 del Código Penal, y estableciendo la conocida como Ley Mordaza. UGT agradece que por fin se hable de este asunto, ya que hay unos 300 sindicalistas procesados por ejercer el derecho a huelga, y pide celeridad al Ejecutivo para que proceda a la derogación de todas estas leyes que han coartado las libertades y la democracia.

Impulso al empleo juvenil

Asimismo, exige poner fin a un mercado laboral desregulado y a la medida de los empresarios, cuyo resultado ha sido más facilidad de despidos, más precariedad, devaluación salarial y menos derechos laborales. El sindicato insta a avanzar en la igualdad y en dar oportunidades a los colectivos más castigados durante la crisis (mujeres, desempleados mayores de 55 años y jóvenes). En este sentido, valora el anuncio de impulsar un Plan de Empleo Juvenil, en el que se debe regular adecuadamente la figura del becario y recuperar el contrato de relevo, para asegurar el acceso de los jóvenes a un empleo estable.

El sindicato considera que el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva alcanzado recientemente por los interlocutores sociales ayudará a superar la situación de los trabajadores más vulnerables, pero este consenso por sí solo no basta. Son necesarias políticas que sumen en la misma dirección y faciliten la recuperación de derechos y la redistribución de la riqueza.

Es necesario, además, modificar la Ley de Desindexación, de forma que se exija el cumplimiento de los criterios del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva en las empresas subcontratadas por las Administraciones Públicas. Se trata de que los trabajadores y trabajadoras puedan beneficiarse de las alzas salariales acordadas por empresarios y sindicatos, es decir, del 2% más un 1% variable y de los 1.000 euros de salario mínimo por convenio en 14 pagas de forma progresiva hasta 2020. En este sentido, el sindicato considera también muy positivos los anuncios de avanzar hacia un modelo impositivo más justo en el que paguen más los que más tienen y comparte la necesidad de crear nuevos impuestos que ayuden a recuperar y reforzar nuestro Sistema de Protección Social. El sindicato considera que en este ámbito también es hora de repartir los esfuerzos y que las rentas de capital sean tan solidarias, como lo han sido las rentas del trabajo.